Encontrar lo que buscamos en Internet es algo que damos tan por sentado como que salga agua al abrir el grifo.  Pero con miles de millones de webs en la red, la tarea de examinar todos esos sitios para encontrar información útil es monumental. Es por eso que los motores de búsqueda usan algoritmos complejos: instrucciones matemáticas que le dicen a los ordenadores  cómo completar las tareas asignadas. El más importante de todos es el algoritmo de Google.

El algoritmo de Google

Cuando buscas información sobre la gripe en Internet el algoritmo de Google hace el trabajo por ti buscando páginas web que contengan las palabras clave que usaste en tu consulta, luego asigna un rango a cada página en función de varios factores, incluyendo cuántas veces (y donde) aparecen las palabras clave(gripe, en este caso) en la página. Las páginas con una puntuación más alta aparecen más arriba en la página de resultados del motor de búsqueda de Google (SERP), lo que significa que los resultados más relacionados con tu consulta de búsqueda son teóricamente los primeros que enumera Google.

Para cualquiera con una página web, aparecer en los primeros resultados de Google para según que búsquedas puede generar un gran impulso en el tráfico y la visibilidad del sitio. En 2007, Google superó a Microsoft como el sitio más visitado en Internet. Con tanto tráfico, conseguir  un buen lugar en un SERP de Google significa mucho para las clínicas que promocionan sus servicios en la red.

La función de búsqueda de palabras clave de Google es similar a otros motores de búsqueda. Programas automatizados llamados arañas o rastreadores viajan por la web, pasando de un enlace a otro y construyendo una página de índice que incluye ciertas palabras clave. Google hace referencia a este índice cuando un usuario ingresa una consulta de búsqueda. El motor de búsqueda enumera las páginas que contienen las mismas palabras clave que estaban en los términos de búsqueda del usuario. Las arañas de Google también pueden tener algunas funciones más avanzadas, como la posibilidad de determinar la diferencia entre las páginas web con contenido real y los sitios de redirección, páginas que existen solo para redirigir el tráfico a una página web diferente.

La colocación de palabras clave juega un papel en cómo Google encuentra sitios. Google busca palabras clave en cada página web, pero algunas secciones son más importantes que otras. Incluir la palabra clave en el título de la página web es una buena idea, por ejemplo. Google también busca palabras clave en los títulos. Los títulos dentro de una página tienen su propia jerarquía (como en una noticia de periódico), y las palabras clave en encabezados principales son más valiosas que si están en encabezados secundarios. La dispersión de palabras clave también es importante. Los webmasters deben evitar el uso excesivo de palabras clave, pero muchas personas recomiendan usarlas regularmente en una página.