Seguimos con el especial sobre historia de la telemedicina que inauguramos en nuestro anterior post. En aquel hacíamos un repaso por los antecedentes de la telemedicina y en este nos meteremos de lleno en las llamadas tres eras de la telemedicina. Acompañadnos en el viaje.

Las tres eras en la historia de la telemedicina

Se considera que la telemedicina ha vivido tres eras: primera era de la telemedicina, años 70s y 80s; segunda era de la telemedicina, años 90; y tercer era de la telemedicina, año 2000 en adelante. Veamos en que consiste cada una.

Primera era de la telemedicina (70s – 80s)

En el principio se usaba la telemedicina para atender a individuos o comunidades geográficamente aisladas. El ejemplo podría ser el uso de la telemedicina en plataformas petrolíferas.

Segunda era de la telemedicina (90s)

La segunda era de la telemedicina  se conoce también como la era de los demostradores. El nombre se debe a que los esfuerzos de los telemédicos se dirigían a demostrar que la telemedicina no servía solo para prestar asistencia médica a las regiones aisladas, sino que realmente era más rentables, en relación eficiencia/coste, que los servicios tradicionales a los que pretendía sustituir.

Tercera era de la telemedicina (siglo XXI)

La generalización de internet lo cambia todo, y por supuesto la telemedicina no iba a quedarse al margen. Con internet la telemedicina encuentra un campo de acción natural y nacen nuevos conceptos como el de e-salud.

Aparecen nuevos problemas para los que se hace necesario encontrar soluciones eficientes. Factores como el crecimiento de la población mundial, el incremento de la longevidad y la cronificación de numerosas enfermedades que antes eran mortales hace que aumente el número de personas que necesitan asistencia médica continuada. Esto se traduce en una crisis del sistema sanitario que busca soluciones como la telemedicina para que el gasto médico no se dispare hasta limites inasumibles.

¿Cuál es el futuro de la historia de la telemedicina?

Todo parece indicar que vamos hacia un nuevo escenario en el que el paciente tendrá un control absoluto sobre su salud. Así vemos como el mercado de aplicaciones para smartphones hace cada vez más hincapié en las apps para monitorizar la salud y promover un estilo de vida saludable. Seguramente también veremos un aumento de los servicios de salud en la nube como Clinic Cloud, nuestro software de gestión de clínicas.

De momento son solo especulaciones, nadie puede predecir cuál será el futuro de la telemedicina, pero seguro que nos depara un montón de sorpresas.