Las infecciones nosocomiales son aquellas infecciones contraídas por pacientes ingresados en algún recinto de atención a la salud. Se trata de un problema grave por producirse en un lugar especialmente sensible como un hospital y afectar a personas que se encuentran en una situación de salud. Aquí hablamos de cómo prevenir las enfermedades o infecciones nosocomiales.

¿Por qué se producen las enfermedades nosocomiales?

Si se piensa, la aparición de infecciones nosocomiales podría producirse de forma relativamente fácil. Después de todo, ¿dónde están todas las personas más enfermas? En el hospital. ¿Dónde están todos los virus, hongos y bacterias en el aire que les hicieron enfermar? También, en el hospital. Así que, en cierto modo, los hospitales son un caldo de cultivo para los microorganismos patógenos.

¿Cómo prevenir las infecciones nosocomiales?

Reducir el número de transfusiones de glóbulos rojos

Los hospitales pueden reducir las tasas de infección en hasta el 20% al reducir la cantidad de transfusiones de glóbulos rojos que se realizan. Son datos recogidos por los investigadores de la Universidad de Michigan que publicaron un estudio a principios de 2015 en el Journal of American Medical Association.

Educar a los pacientes y médicos acerca de la higiene de manos

Es fundamental que los pacientes sepan de la importancia del lavado de manos para prevenir la infección. Los hospitales deben considerar invertir en políticas más detalladas de prevención de infecciones para ayudar a que pacientes y personal aprendan los aspectos microbiológicos básicos de las bacterias y los factores de riesgo.

Usar la última tecnología

Cada vez más hospitales utilizan portátiles máquinas que matan las bacterias y los virus con luz ultravioleta, y las pasan por las salas como complemento a la limpieza regular. Otra opción es el uso de algoritmos diseñados para detectar enfermedades infecciosas potencialmente transmisibles. El sistema utiliza los datos en tiempo real de los servicios de urgencias para determinar si existe riesgo de propagación infecciosa respiratoria, cutánea o gastrointestinal de algún germen.

Hacer hincapié en el trabajo en equipo y la comunicación

El trabajo en equipo es esencial en la lucha contra las infecciones, tanto para los trabajadores de primera línea, como para los directivos de la clínica. Entre las estrategias para prevenir las infecciones nosocomiales se puede considerar la creación de un equipo de desinfección dedicada a la limpieza de superficies de alto contacto.

Usar superficies de cobre

Las superficies de cobre en barandillas de camas, mesas, postes y botones de llamada podrían reducir las infecciones en hasta un 60%, como se muestra en un estudio de investigadores de la Universidad Médica de Carolina del Sur.

Estas simples medidas pueden reducir eficazmente las infecciones nosocomiales en entornos clínicos y hospitalarios.