Higiene y saneamiento son conceptos que se han introducido en el vocabulario de salud pública desde hace mucho tiempo, como uno de los puntos fuertes en la prevención de enfermedades infecciosas. Sin embargo, aunque higiene y saneamiento suelen usarse como sinónimos, no lo son. En este post veremos las diferencias entre higiene y saneamiento.

Diferencias entre higiene y saneamiento

Hemos oído hablar de higiene y saneamiento desde que éramos jóvenes. En el colegio, en casa, en la consulta del médico, nos han enseñado la importancia de tener una higiene adecuada. ¿Hay alguna diferencia entre la higiene y el saneamiento? Vamos a encontrar.

“Higiene” se define como un grupo acumulativo de prácticas que se perciben como el camino hacia una vida saludable o a la buena salud.
“Saneamiento”, por el contrario, se define como la forma en que los seres humanos promueven una vida saludable y una buena salud al evitar el contacto humano con los desechos y otras formas de microorganismos que causan enfermedades.

En resumen, ambas palabras son para la prevención y promoción de la salud. Higiene se asocia a menudo con el cuerpo humano. Por ejemplo, el lavado de manos es también parte de la higiene y se considera como la precaución universal en la prevención de la transmisión de microorganismos.

Saneamiento, por el contrario, hace referencia a los desechos humanos, residuos ambientales, y otras formas de residuos. Hay diferentes tipos de servicios de saneamiento: básico, in ditu, alimentario, industrial, ambiental y ecológico.

En otras palabras: la higiene es para el ser humano mientras que el saneamiento es para los desechos que nos rodean.

Conceptos como higiene y saneamiento son importantes para la salud humana, así como la salud del resto del planeta. Pero mientras que la buena higiene es algo que se controla a escala individual (la persona es quien se preocupa de su propia higiene, duchándose, lavándose las manos…), el saneamiento es algo que se controla a nivel de comunidad. Las administraciones públicas son las encargadas de proporcionar un correcto alcantarillado, por ejemplo.

Si bien es cierto que las diferencias entre las responsabilidades colectivas e individuales se están difuminando y cada vez las autoridades sanitarias se preocupan por fomentar buenos hábitos de higiene mientras que los ciudadanos lo hacen por mejorar el saneamiento de sus ciudades.

Si te ha parecido interesante conocer las diferencias entre higiene y saneamiento, compártelas en tus redes sociales para que lleguen a más gente.