En las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TICs) y dentro de las mismas, específicamente la Telemedicina, existe una importante capacidad para la mejora de la lucha contra el mal de Alzheimer y otras enfermedades neurodegenerativas.

Telemedicina y Alzheimer

Es  así  que,  por  medio  de  una  creciente  innovación  en  sistemas,  servicios  y dispositivos  se puede lograr que se mejore la calidad, así como también el acceso, la eficiencia y la gestión de la atención sanitaria y social así como el bienestar de las personas afectadas y sus familias. Existen  distintas  experiencias  en  proyectos  Investigación  y  Desarrollo  que  hacen  que  sean factibles   diferentes   aplicaciones   TIC   para   el   mal   de   Alzheimer.   De   todos   modos,   el establecimiento de semejantes soluciones a la vida real de los pacientes se realiza con lentitud. Hay una fractura en cuanto a lo que se investiga y en cuanto a lo que se aplica resultado de las investigaciones.  Se  podría  generar  más  innovación  con  mejores  aplicaciones  y  mejorar  la llegada  de la mismas,  ya que se puede  ver la existencia  de una separación  entre  lo que se podría innovar y las limitadas aplicaciones reales que hoy día llegan al mercado.

La generación de nuevos productos en TICs orientadas al Alzheimer son importantes retos tecnológicos  pero  asimismo  una  buena  oportunidad  de  progreso  para  el  desarrollo  de  la economía y el trabajo. Es por esto que, la Unión Europea hace esfuerzos para impulsar la investigación e innovación en las TICs que se aplican a dar solución a los problemas derivados de la salud y el bienestar de personas  de  mayor  edad  (VI  Encuentro  e-­‐Salud  y  Telemedicina  -­‐ Innovación  en  TIC  para Alzheimer realizado en Santander en Julio de 2012).

Un buen ejemplo de estas políticas, es la adopción por parte de la UE del piloto emblemático de EIP (European Innovation Partnership) sobre “Envejecimiento activo y Saludable” (EIP-­‐AHA), así  como  el  Programa  Conjunto  AAL  (Ambient  Assisted  Living),  la  Iniciativa  de  Programa Conjunto JPI en “Enfermedades neurodegenerativas” y la JPI “Más años, más vida”, además de los  programas  ICT  for  Health  y e-­‐Inclusion   dentro  del  7º  Programa  Marco  así  como  en  el Programa Marco CIP.

España participó activamente en estas iniciativas a través de varios organismos oficiales. Teniendo  en  cuenta  el  envejecimiento  de  le  población  en  los  países  desarrollados,  estos países   han  convertido  el  lema  “Envejecer  en  casa”  en  un  objetivo  común  de  las  políticas sociales  de atención  a las personas  mayores.  Es un modelo  en el que se promueve  que los servicios de atención giren en torno al domicilio de las personas afectadas para que no tengan que sufrir las incomodidades de los traslados, muy inconvenientes para las personas de edad avanzada (En las TIC para Alzheimer falta aplicar lo que ya se conoce).

En ese sentido,  es importante  considerar  las necesidades  de otros actores implicados,  tales como la familia y el entorno de personas relacionadas a los pacientes.

Por esto, las asociaciones de apoyo (Cruz Roja por ej.) juegan un papel fundamental de apoyo a las familias y de vinculación con otras instituciones involucradas (Sanidad por ej.).

Desde una perspectiva de desarrollo tecnológico, en los últimos tiempos se ha producido, fruto de las necesidades anteriormente  mencionadas,  un incremento en la actividad relacionada a I+D+i, en aplicaciones TICs para soporte a personas mayores, con dolencias crónicas, fragilidad y  dependientes en general.