Trabajar con permisos de acceso es fundamental cuando trabajamos con información confidencial, especialmente si estos datos hacen referencia a historiales médicos privados. 

Trabajar en la nube es muy fácil, sin embargo, es imprescindible que cada usuario disponga de sus propios permisos de acceso, además, la información confidencial debe permanecer protegida y solo accesible a personas que, realmente, están autorizadas para consultar y modificar este contenido.

En Clinic Cloud basamos gran parte de la seguridad de nuestro software médico en la gestión de permisos de acceso, y la seguridad frente a personas que tratan de acceder a información privada sin estar autorizadas, por eso nuestro software es más seguro y se adecúa a todas las normas vigentes relacionadas con la protección de datos, tanto en España como en territorio europeo. 

Qué son los permisos de acceso

Lo que conocemos como permisos de acceso son dispositivos digitales de seguridad, cuyo objetivo es filtrar a usuarios que tratan de acceder a ciertos archivos. Aquellos que cuentan con una cuenta autorizada y una contraseña, podrán consultar la información protegida, mientras que una persona que carezca de usuario y contraseña, no podrá acceder. 

Habitualmente estos permisos tienen dos modos de verificación, el nombre de usuario y la contraseña.

  • Nombre de usuario: Se utiliza para identificar el perfil de cada persona que llega al sistema digital, en el caso de Clinic Cloud, la nube. Con el nombre de usuario podemos demostrar que el acceso se va a llevar a cabo por parte de una persona autorizada, sin embargo, este proceso debe confirmarse mediante una contraseña.
  • Contraseña: La contraseña es el principal sistema de seguridad a la hora de gestionar permisos de acceso. Cada usuario tiene su propia contraseña y esta debe ser personal e intransferible. 

Los permisos en la nube

Habitualmente la información digital se almacenaba en un hardware determinado, al que solo se podía acceder de manera física, es decir, un historial médico permanecía en el sistema de almacenaje de un ordenador determinado, y solo el usuario de este ordenador podía consultar dicho historial.

En la nube se trabaja en red, mediante un sistema de información compartida. La información ya no queda exclusivamente guardada en un ordenador físico, sino que se puede acceder a su contenido desde cualquier dispositivo con conexión a internet. 

La ventaja de este sistema de datos compartidos es que cualquier persona puede consultar información, independientemente de su ubicación, incluso pueden ser varios los profesionales los que consulten y trabajen al mismo tiempo en un solo archivo, sin embargo, es imprescindible reforzar la seguridad en este tipo de procesos.

Para trabajar en la nube es imprescindible disponer de un sistema de permisos de acceso muy seguro, con el que podamos identificar a cada usuario, verificar su perfil y denegar el acceso a personas que tratan de acceder a estos archivos sin permiso. 

Permisos de acceso parciales

La gestión de permisos también incluye zonas de acceso parcial. En una clínica puede haber información a la que cualquier usuario puede tener acceso, por ejemplo, un tablón de notas o una agenda compartida, puede haber zonas a las que solo algunos usuarios puedan entrar, denegando el permiso a otros profesionales, por ejemplo, el área financiera, y también puede haber zonas de acceso personal, como las agendas particulares.

Gracias a la gestión de permisos de Clinic Cloud, puedes determinar cuántas personas y quién accede a cada área del software. La información que hace referencia a la gestión financiera de tu clínica es especialmente importante, por tanto, esta información solo podrá ser consultada por personas que estén autorizadas para ello. 

Seguridad relativa a información médica privada

Un software de salud para una clínica almacena mucha información médica, que por tanto, debe quedar registrada y ser protegida, debido a que se trata de información confidencial.

Tanto las directivas de la Unión Europea como la Ley Orgánica de Protección de Datos establecen condiciones muy concretas en el caso de la información privada. Estas normas priman hoy en día la protección digital, frente al proceso tradicional analógico en el que se registraba el historial de cada paciente en papel. Lo que las autoridades españolas y comunitarias fomentan es el uso de procesos digitales seguros, capaces de garantizar una total protección frente a accidentes y ataques, que pudieran comprometer la seguridad de información personal tan importante como es la que hace referencia a la salud. 

Clinic Cloud como espacio de almacenamiento digital

En Clinic Cloud hemos desarrollado un software de salud especialmente orientado a clínicas que buscan sistemas de almacenamiento seguros, con los que trabajar a diario en entornos médicos. 

Cada usuario dispone de un acceso basado en su nombre de usuario y una contraseña propia, por tanto, la información que se almacena en la nube solo puede ser consultada por personal autorizado por el propio centro médico.