Uno de los aspectos más importantes del software médico de Clinic Cloud es la seguridad y los accesos a información confidencial.

Toda información médica que contenga datos de la propia clínica, de sus profesionales o de los pacientes, debe ser protegida en base a varios criterios legales regulados, por eso es importante saber qué personas están autorizadas para acceder a los datos médicos de pacientes, y cómo se organizan estos accesos, con el fin de crear un entorno protegido, que evite que personas sin permiso puedan acceder a estos archivos. 

Cómo se organizan los permisos y accesos en Clinic Cloud

El entorno digital no solo permite trabajar con mayor eficiencia, además, dispone de una serie de herramientas de seguridad, imprescindibles en entornos médicos. Si no se trabaja con estos requisitos de seguridad, información absolutamente confidencial es susceptible de ser consultada por personas ajenas al centro. 

El método que seguimos en Clinic Cloud se basa en permisos de acceso. La plataforma digital que comparte tu clínica tiene una serie de accesos, a los que solo se puede llegar mediante un nombre de usuario y una contraseña personal. Cada una de las personas que trabajan en tu clínica dispone de un nombre de usuario y una contraseña personal, nunca conjunta, para demostrar que, efectivamente, se trata de una persona autorizada.

Por tanto, la nube detecta a las personas que tienen permisos, y al contrario, rechaza a cualquier usuario que no disponga de una contraseña o usuario, evitando su acceso a la plataforma digital. 

¿Está disponible toda la información para cualquier usuario?

Esta es una de las cuestiones más habituales cuando trabajamos con sistemas de autorización personal. Clinic Cloud permite que cada usuario tenga un área privada con acceso restringido, por lo tanto, un usuario puede disponer de archivos a los que solo el propio usuario pueda acceder.

También se pueden crear módulos con accesos específicos. Por ejemplo, las herramientas de gestión financiera y marketing pueden estar disponibles solo para un número determinado de personas, evitando que cualquier usuario pueda acceder a estos datos.  

El objetivo es crear diferentes zonas, tanto comunes, a las que cualquier usuario pueda acceder, como restringidas, permitiendo el acceso a determinados usuarios en exclusiva.

¿Cuántos usuarios puedo tener en la cuenta de mi clínica?

Clinic Cloud es un software totalmente adaptable, podrás elegir tu plan, en función de los usuarios que necesites. 

El plan Free permite un usuario de manera gratuita. Si estás empezando a trabajar en tu propia clínica y quieres seguir un método totalmente digitalizado, este plan es perfecto para ti. Con el tiempo, podrás ampliar las coberturas con más usuarios. 

El plan Mini te permite trabajar con dos usuarios incluidos en el precio base, sin embargo, puedes añadir tantos usuarios como necesites, sin necesidad de cambiar tu plan.

El plan Pro de Clinic Cloud dispone de un sistema de gestión con usuarios ilimitados. Si dispones de un equipo de varias personas en tu clínica, y necesitas un espacio digital para trabajar a diario, el plan Pro te permite disponer de un acceso personal para cada persona, y administrar los accesos para organizar las consultas de la información de tu clínica y tus pacientes. 

Consulta de datos en la nube

Los formatos físicos utilizados en el sector de la sanidad habitualmente, no incluían ningún método de seguridad, por tanto, cualquier persona, incluso ajena al centro, podía consultar archivos que eran absolutamente confidenciales. Los datos almacenados en la nube permiten disponer de un espacio seguro.

Para el almacenamiento en la nube se utilizan servidores externos, es decir, no es necesario que exista un hardware en la clínica específico para almacenar datos, sin embargo, a pesar de utilizar bases externas, esta información solo puede ser consultada por usuarios registrados. 

Otra de las ventajas de los permisos es que cualquier dato es accesible desde diferentes dispositivos. Si disponemos de una cuenta personal, podemos llegar a nuestros datos desde cualquier dispositivo con acceso a internet, ya sea un PC, una tablet o un teléfono móvil, incluso desde lugares ajenos a la propia clínica.  

Las ventajas de trabajar con herramientas digitales

El sector de la sanidad tiene en las nuevas tecnologías su mejor aliado. Los historiales médicos en papel y otros métodos analógicos de control de datos no solo no son seguros, además dificultan la práctica diaria del centro. Al contrario, los soportes digitales ayudan a mejorar los procesos rutinarios que se llevan a cabo en la clínica, optimizando el trabajo de los profesionales médicos y protegiendo además datos confidenciales, a los que ninguna persona ajena al centro debería tener acceso. 

Estas razones, sumadas a la disponibilidad de todos los datos sin necesidad de disponer de espacios físicos de almacenamiento, permiten que muchos centros clínicos ya trabajen con Clinic Cloud como una herramienta de software imprescindible.