Existen muchas razones para solicitar el historial médico de un paciente, una de ellas es un caso de negligencia. La ley vigente establece la posiblidad de que un paciente solicite su propio historial, y por lo tanto, es legal que una persona pueda consultar su historial médico en un centro de salud, en caso de haberse producido una negligencia, esta consulta puede llevarse a cabo como prueba ante posibles procesos legales.

¿Puede un paciente consultar y solicitar un historial médico?

Los historiales médicos contienen información confidencial, que atañe a la salud de la persona a la que hace referencia, por eso normas como la Ley Orgánica de Protección de Datos, así como directivas europeas establecen una serie de normas, todas ellas muy rigurosas, en torno a la consulta de expedientes médicos.

En un principio, los historiales clínicos solo pueden ser consultados por profesionales médicos, que utilizan esta información como una herramienta más de su trabajo diario, sin embargo, la ley deja margen para la consulta de este tipo de información para personas particulares, siempre que sea su propio historial.

Por tanto, una persona puede solicitar la consulta de su propio historial médico, es legal, pero nunca podrá solicitar acceso a un historial ajeno. En este sentido, existe una excepción, se da cuando la persona interesada es menor, y por lo tanto, deben ser sus padres o tutores legales, quienes soliciten y consulten dicha información clínica. 

En conclusión, a pesar de la protección y confidencialidad de los historiales médicos, una persona sí está autorizada para solicitar acceso y consultar su propio historial.

Qué sucede ante un caso de negligencia médica

Antes de analizar este caso, es importante determinar el marco dentro del cual se puede producir un caso de negligencia médica. 

Conocemos como negligencia médica a los casos en los que se produce un perjuicio físico, debido a la mala praxis de un profesional sanitario. Es muy importante señalar que deben cumplirse dos condiciones, la primera, que se produzca un daño al paciente, que puede ser leve o extremadamente grave, y por otra parte, que este perjuicio haya sido provocado por una mala práctica sanitaria. 

El historial médico de un paciente refleja la trayectoria sanitaria del paciente, por tanto, en este archivo quedan almacenados todos los datos médicos de una persona. Ante un caso de negligencia médica, el historial médico puede ser una prueba evidente que demuestre que, efectivamente, el paciente ha sufrido algún tipo de lesión, incluso en los casos más graves, ha fallecido, debido a un caso de mala praxis. 

El proceso para solicitar el historial médico

Es importante destacar que cada centro médico tiene sus propias normas, y que por tanto, el proceso para solicitar el historial médico puede variar, dependiendo del hospital o clínica en el que llevemos a cabo la solicitud. 

En cualquier caso, el proceso habitual es el siguiente:

  • Lo primero que debemos hacer es dirigirnos al servicio de atención al paciente del centro en el que se almacena nuestro historial, ya sea mediante presencia física o mediante una llamada o solicitud online. 
  • Normalmente se presenta al paciente un formulario que debe rellenar, con el fin de conocer su situación, así como las razones para solicitar la consulta.  
  • Es habitual que el propio centro requiera algún tipo de documento, habitualmente el DNI y la tarjeta sanitaria, para asegurarse de que la persona que está solicitando el documento es la misma a la que hace referencia el historial médico solicitado. 
  • Una vez que hemos cumplido con los requisitos anteriormente descritos, el centro se pondrá en contacto con nosotros para hacernos llegar, de forma confidencial, una copia de nuestro historial médico. 

Es importante recordar que la ley ampara a cualquier paciente que desee consultar su propio historial, por tanto, el centro médico estará siempre obligado a entregar al paciente una copia de su historial clínico completo. 

Historiales médicos digitalizados o analógicos

cada vez son más comunes los historiales médicos digitales, en lugar de aquellos documentos que utilizan el papel como soporte. La ventaja de los archivos electrónicos es que son accesibles de forma inmediata, y pueden ser modificados en tiempo real tantas veces como se necesite. Al contrario, los historiales médicos en formato papel ocupan espacio y son difíciles de organizar y localizar cuando es necesario.

Por tanto, ante el auge de los historiales médicos digitales, permite que ante una consulta de historial clínico, el paciente pueda recibir una copia en formato digital, en lugar de entregarse una fotocopia en papel con el propio historial médico. Evidentemente, existen una serie de normas marcadas por la propia ley, para que esta entrega en soporte digital por parte del centro se haga en condiciones absolutamente seguras, que no permitan a un tercero acceder al soporte digital. 

En Clinic Cloud hemos desarrollado una solución digital para todo tipo de clínicas, orientada al almacenamiento de datos médicos en entornos digitales, para facilitar la consulta de historiales, en base a las exigencias de las leyes actuales.