Todos nos hemos encontrado alguna vez con la necesidad de adquirir un medicamento para solventar un problema de salud. Muchos se pueden comprar directamente en cualquier farmacia, pero aquellos más específicos necesitan de una prescripción médica para poder conseguirlos.

Las dificultades aparecen cuando la receta, o la prescripción, no está realizada de forma correcta, lo que puede dar lugar a la no consecución del producto por parte del enfermo. Es necesario, por lo tanto, conocer cómo hacer una receta médica correctamente para evitar este tipo de situaciones.

Cómo hacer una receta médica correctamente

Para empezar, hay que tener en cuenta que legalmente solo están autorizados a realizar una prescripción médica algunos profesionales de la salud, como médicos, odontólogos o podólogos. También los veterinarios pueden prescribir medicamentos, siempre que sean de uso veterinario.

Para hacer una receta médica de forma correcta, el profesional sanitario tendrá que realizar un documento efectivo, sin ningún riesgo, respetando siempre las preferencias del paciente, que será quien en última instancia decidirá si hace o no uso de la receta.

Qué es una receta médica

Se define la receta o prescripción médica como un documento legal, realizado por un profesional sanitario cualificado, que posibilita a un paciente la obtención de cierta medicación en una farmacia.

El contenido exacto de una receta se indica en el Real Decreto 1718/2010, aunque se puede resumir de una forma sencilla y entendible para cualquier persona que quiera tener esta información.

Partes de una receta médica

El documento de la receta consta de dos partes:

  • Cuerpo de la receta. Es la parte destinada al farmacéutico, aquella que contiene toda la información necesaria para que el paciente pueda hacerse con la medicación.
  • Hoja de información para el paciente. Puede estar incluida dentro de la receta o puede ser otro documento separado. En esta página se detalla la información necesaria para el paciente, relativa al tratamiento y al diagnóstico, detallando todos los medicamentos y productos prescritos.

Datos de una receta médica

Dentro del documento de la receta, existen algunos requisitos imprescindibles y obligatorios para que resulte válido y el farmacéutico pueda dispensar la medicación prescrita.

  • Datos del medicamento. Como es lógico, en la receta debe aparecer la marca comercial del medicamento o su principio activo. Además, tendrán que aparecer otros datos respecto a la medicación, como la dosificación, la forma farmacéutica, la vía de administración, el formato, el número de envases necesarias y la posología. Algunos de estos elementos se generan de manera automática cuando la receta es electrónica, por lo que únicamente serán de obligada cumplimentación en caso de recetas manuales.
  • Datos del paciente. La receta tendrá que portar también los datos del paciente, como el nombre, con ambos apellidos, y el año de nacimiento; y el código de identificación personal del paciente si se trata de una receta de asistencia sanitaria pública. Si se trata de una receta de asistencia médica privada, tendrá que aparecer el DNI o NIE del paciente, o de un tutor legal en caso de menores.
  • Datos del médico. Para que el documento sea válido, deben constar en él todos los datos relativos al médico que extiende la receta. Además del nombre completo con los apellidos, en la receta tendrá que aparecer el número de colegiado, la población y la dirección donde ejerce. De vital importancia resulta que estampe su firma personal en la receta, o firma electrónica en caso de recetas electrónicas; de otro modo, la prescripción no tendrá validez.
  • Otros datos. Aunque no son tan relevantes como los anteriores, el documento debe estar marcado con la fecha en la que se ha hecho la receta, la fecha prevista para dispensar la medicación en caso de tratamientos crónicos o renovables, y el número de orden, también en caso de que sea un tratamiento a largo plazo.

Siguiendo las pautas básicas, el proceso será sencillo y satisfactorio para todas las partes, evitando una vuelta innecesaria a la consulta del médico y una sensación de malestar entre el paciente y el farmacéutico. Si te queda alguna duda sobre cómo hacer una receta médica correctamente, puedes dejarnos tu comentario o contactar directamente con nosotros.