Jul 12, 2022 12:00:00 AM

Tipos de pacientes en Medicina que verás en una consulta

Son muchos los tipos de pacientes que pueden pasar por una consulta médica. Hemos querido hacer un repaso por los principales tipos de pacientes en medicina. ¿Quieres conocerlos? Pues sigue leyendo.

Tipos de pacientes en Medicina

Pacientes agradables

Los pacientes agradables son generalmente muy fáciles de cuidar. Por suerte, la mayoría de los pacientes entran en esta categoría. Sin embargo, el principal problema de estos pacientes es que, dada su simpatía, un médico puede estar tentado de ser más tranquilizador y optimista de lo que debe ser cuando el realismo dicta lo contrario.

Pacientes valientes

Los pacientes valientes tienen la fuerza emocional suficiente para afrontar con entereza cualquier diagnostico por duro que resulte.

Pacientes que no cumplen

Estos pacientes pueden ser muy frustrantes para un paciente porque nunca parecen querer continuar con el tratamiento que se les prescribe a pesar de seguir acudiendo a la consulta para quejarse de los síntomas que le trajeron allí por primera vez. Es el caso, por ejemplo, de los fumadores que no dejan el tabaco.

Pacientes enfadados

No todos los pacientes reaccionan bien ante un mal diagnóstico, algunos lo hacen con enfado, rabia e incluso ira. Recuerda que la ira puede ser el mecanismo de defensa del paciente ante alguna otra emoción subyacente, como el miedo, la ansiedad o la depresión.

Pacientes manipuladores

Estos pacientes han aprendido cómo conseguir lo que quieren si es bueno para ellos o no. Tenemos que ser capaces de reconocer cuándo estamos siendo manipulados y tener cuidado para evitar «ceder» cuando sabemos que no es en el mejor interés del paciente.

Pacientes exigentes

Este tipo de pacientes requieren mucha atención. Pueden resultar agobiantes en ciertas ocasiones, por lo que a veces tienes que fijar con suavidad límites a lo que puede y no puede hacer por ellos.

Pacientes directos

Son los pacientes a los que gusta estar al mando, controlándolo todo. Te dicen lo que quieren y no dudan en mostrarse en desacuerdo con el médico si no les gusta lo que está diciendo o haciendo (o no haciendo).

Pacientes ansiosos

Este tipo de pacientes pueden llevar mucho tiempo y a menudo requieren mucha tranquilidad. El caso más extremo es el paciente hipocondríaco que llama a urgencias ante el más mínimo dolor.

La gestión emocional en medicina y su impacto en el paciente

La importancia de la gestión emocional en medicina es vital de cara a la atención del paciente. Lejos de ser un aspecto accesorio de nuestro trabajo, cuestiones como la empatía nos ayudan a mejorar como profesionales.

Detectar los perfiles anteriores nos ayuda a partir de una base. Evidentemente, será diferente el tipo de mensaje que emitimos a un paciente que no cumple, respecto a un paciente agradable.

Lo que buscamos a través de la gestión emocional es elaborar un mensaje adaptado a la personalidad de cada paciente. Evidentemente, el contenido es independiente a la personalidad del paciente, y debemos asegurarnos de que le ha llegado correctamente al paciente, sin embargo, la manera de trasladar el mensaje puede variar.

Un profesional de la salud empático va a valorar las emociones particulares de cada persona, este aspecto de la medicina es cada vez más importante, y de hecho en la actualidad se insiste en que una de las habilidades básicas de un profesional sanitario debe ser la gestión emocional. 

La actuación ante pacientes problemáticos

La mayoría de los pacientes responden a un tipo agradable y directo, sin embargo, en ocasiones debemos enfrentarnos a tipos de pacientes con perfiles diferentes. 

Lo más importante es que el centro disponga de un protocolo claro ante estas situaciones. Los tipos de pacientes agresivos, enfadados o los que no cumplen también se ajustan a determinados patrones, a través de protocolos podemos conseguir establecer un diálogo adecuado y lo más importante, protegernos ante situaciones que puedan entrañar algún tipo de peligro. 

Ante estos casos, existen algunos consejos que podemos poner en práctica en casos en los que el paciente se muestra poco receptivo:

  • Es importante transmitir que sus problemas nos interesan y que podemos ofrecerle una solución.
  • Las expresiones faciales son importantes. Sonreír y a la vez ser firme en lo que decimos transmite seguridad y empatía.
  • Escucha siempre lo que tu paciente tiene que decir, en situaciones en las que se dirija a ti con respeto.
  • Nunca discutas, no entres en un diálogo poco constructivo y sé siempre asertivo y a la vez educado/a.
  • Si te has equivocado, reconócelo y ofrece una solución alternativa. 

 

Estos principios te permiten entablar una conversación respetuosa con pacientes que no muestran un perfil estándar, sin embargo, si la situación se complica, actúa en función del protocolo establecido por el propio centro. 

La empatía en procesos de telemedicina

La telemedicina es cada vez más común, y es que son muchos los centros sanitarios que ya ofrecen atención a distancia mediante soportes digitales. 

En estos casos también es importante generar un espacio de confianza y empatía. Muchos pacientes todavía consideran que los servicios de salud a distancia no son tan fiables como las consultas presenciales, es responsabilidad del profesional ofrecer la atención adecuada, valiéndose de los soportes digitales disponibles en la actualidad. 

Es cierto que en cuanto a la comunicación no verbal, una pantalla puede provocar que se pierdan matices comunicacionales, pero en términos generales, podemos conseguir un proceso tan eficaz como el que ofrece la atención sanitaria presencial.    

Gestión de perfiles mediante la digitalización de historiales médicos  

Habitualmente identificamos el contenido de los historiales médicos con información sanitaria, sin embargo, el perfil clínico de un paciente puede contener otro tipo de información. 

Si un paciente es problemático, también podemos exponerlo en su historial. El programa de gestión de clínicas de Clinic Cloud te permite incluir todo tipo de información relativa al paciente, sin necesidad de disponer de espacio físico y con la garantía de contar con un software médico específico, que incorpora todo tipo de medidas de seguridad para evitar ataques y borrado de datos. 

Traspasar los historiales de un formato analógico, habitualmente en papel, a un formato digital permite incluir todo tipo de información relativa al paciente, que nos permita preparar con antelación cada consulta, o que pueda servir a otros profesionales médicos a conocer en profundidad al paciente.

Otra de las ventajas de este tipo de proceso es que no se necesita espacio físico y el acceso a cualquier perfil es inmediato, desde cualquier dispositivo con conexión a internet. Cada profesional dispone de un nombre de usuario y una contraseña personal para acceder a la información de sus pacientes, simplemente accediendo con sus claves personales, un sanitario puede consultar su espacio personal completo, así como los archivos a los que tenga acceso. 

En relación con el trato directo con el paciente, el soporte digital de Clinic Cloud también dispone de posibilidades que los soportes tradicionales no ofrecen. Con Clinic Cloud puedes trabajar con imágenes digitales que el sanitario puede mostrar al paciente, además de incluir información aumentada acerca de su tratamiento.