El servicio de Atención al Cliente es fundamental para responder antes las dudas o quejas de los usuarios de la clínica. Una buena atención es importante si quieres fidelizar a tus pacientes.

¿Qué opciones de atención al cliente existen?

Atención telefónica

Todas las clínicas cuentan con un numero de atención al cliente, independientemente de que luego cuenten con otras opciones. Gracias a soluciones informáticas como Clinic Cloud puedes implantar la solicitud de citas médicas por internet, reduciendo en gran medida la carga de trabajo de una centralita, pero no es buena idea prescindir de ella por completo ya que siempre habrá casos en los que el paciente necesite (o prefiera) hablar con un operador humanos.

Una de las cosas que debes tener en cuenta es detallar el horario en la que está activa la centralita. Si presumes de ofrecer una atención las 24hs y no estás dispuesto a responder o contratar a alguien que responda al teléfono a cualquier hora, solo vas a conseguir una mala reputación sobre el servicio. Es preferible disponer de un horario que estés seguro de poder cumplir.

Atención por correo electrónico

El servicio de atención por correo electrónico es uno de los más utilizados en la actualidad, donde todo el mundo tiene acceso a una cuenta de correo. Es una opción muy útil y recomendable siempre y cuando puedas responder a los correos lo más pronto posible. Recuerda escribir todos los correos en un tono formal y correcto pero cercano.

Atención por chat

Una de las modas que se está imponiendo en los últimos años, es la Atención por chat. Se recomienda esta forma si el chat es gestionado por una persona de carne y hueso. Remarcamos esto porque muchas empresas utilizan una respuesta automatizada, en donde pareciera que se está hablando con un robot y no una persona. Los usuarios siempre agradecen poder realizar una consulta rápida si lo necesitan.

Otras opciones

Muchas clínicas modernas, se ahorran un poco de trabajo incluyendo en su página web una página con preguntas frecuentes. En la página de preguntas frecuentes (o FAQs por sus siglas en inglés) se reflejan las dudas más comunes que puede tener un usuario, con su respuesta. Es una forma de ahorrar tiempo al cliente, y de ahorrar tiempo a la empresa. Además, la página se puede ir modificando si surgen nuevas preguntas frecuentes.