La práctica médica puede ser tan apasionante como compleja. Por eso si acabas de empezar tu carrera profesional siempre agradeces que alguien te aconseje. Aquí te traemos unos cuantos consejos para médicos novatos de los doctores con más experiencia.

Consejos para médicos

Sé paciente

Paciencia, un término que se aplica al paciente pero también al médico. Y es que, por ejemplo, un diagnóstico preciso puede llevar tiempo, pero en la mayoría de los casos es mejor que un diagnóstico rápido pero aproximado. Tampoco puede esperarse una mejora inmediata nada más empezar un tratamiento. Por eso a veces el doctor solo puede armarse de paciencia y esperar a ver cómo evoluciona el paciente.

No te quedes atrás

Es un lugar común decir que los médicos están en constante reciclaje, pero es totalmente cierto. La medicina avanza a tal velocidad que lo que sabemos ahora sobre una enfermedad puede cambiar por completo en apenas cinco años. Tendrás que leer mucho para que tus conocimientos nunca queden desactualizados. Pero míralo por el lado bueno, nunca dejarás de aprender.

Se positivo

Trabajando como médico vivirás situaciones difíciles, momentos que preferirías no haber tenido que afrontar. Sin embargo, piensa que es mucho más la gente a la que vas a ayudar que a aquellos por los que no podrás hacer nada. Esa es la mayor satisfacción de un médico.

Acostúmbrate a estar siempre disponible…

El código hipocrático obliga a un profesional de la salud a intervenir siempre que sea necesario. Seguro que has visto miles de veces esa escena en la que se pregunta si “hay un médico en la sala”. En la vida real, ese médico podrías ser tú.

…No descuides tu vida social

Para un médico puede ser difícil desconectar del trabajo. Sin embargo, es importante reservar un tiempo para ti y para tus seres queridos. Dedicarte a tus aficiones puede ser la mejor forma de gestionar el estrés. Obviamente, la profesión médica debe ser una prioridad, pero no tiene  por qué ser toda tu vida.

Por último, vale la pena recordar lo que decía Esculapio (uno de los grandes médicos de la antigüedad):

Te verás solo en tus tristezas, solo en tus estudios, solo en medio del egoísmo humano. Ni siquiera encontrarás apoyo entre los médicos, que se hacen sorda guerra por interés o por orgullo. Únicamente la conciencia de aliviar males podrá sostenerte en tus fatigas. Piensa mientras estás a tiempo; pero si indiferente a la fortuna, a los placeres de la juventud; si sabiendo que te verás solo entre las fieras humanas, tienes un alma bastante estoica para satisfacerse con el deber cumplido sin ilusiones; si te juzgas bien pagado con la dicha de una madre, con una cara que te sonríe porque ya no padece, o con la paz de un moribundo a quien ocultas la llegada de la muerte; si ansías conocer al hombre, penetrar todo lo trágico de su destino, ¡hazte médico, hijo mío!

¿Qué te han parecido estos consejos para médicos? Comparte tu opinión en los comentarios.