Todos nos hemos visto alguna vez en la necesidad de adquirir un medicamento que exigía una prescripción médica. Cada vez son más los productos que entran en la categoría de “prohibidos” si no están ordenados por un profesional de la salud. Por eso es importante conocer los diferentes tipos de recetas médicas en la seguridad Social y también en la salud privada, así como quiénes son los profesionales capacitados para extender una receta.

Tipos de recetas médicas en la Seguridad Social

Dependiendo de quién expide y quién recibe la receta, es posible encontrar diferentes tipos de documentos, aunque todos con el mismo propósito de facilitar una medicación a un paciente a través de un farmacéutico, que es quien dispensa esa medicación.

Receta médica en la Seguridad Social

El modelo de receta es el mismo para todos los centros de salud pública de España. Consta de dos partes, que se dividen entre el cuerpo de la receta y el volante de instrucciones al paciente. En este documento se incluye toda la información relativa al paciente, al médico, y al tratamiento que tendrá que seguir, definiendo la medicación y la forma de realizar el tratamiento. Es un documento que tiene que ir firmado por el médico o especialista de la salud, y que tiene una validez de diez días desde la fecha de expedición.

Las recetas médicas de la Seguridad Social pueden ser de varios tipos:

  • Según el ámbito de aplicación. Las recetas médicas pueden abarcar tratamientos establecidos en el ámbito ambulatorio, o los tratamientos establecidos en hospitales, pero destinados a pacientes no hospitalizados.
  • Según el carácter del modelo. Las recetas tendrán un color diferente dependiendo de la situación del beneficiario. Serán de color verde en el caso de usuarios activos, de color rojo en el caso de usuarios pensionistas, y de color azul en el caso de usuarios con enfermedad profesional.

Receta médica privada

Es un documento con la misma validez y forma que las recetas públicas. La principal diferencia entre una y otra es que, la receta médica privada está destinada a aquellos profesionales de la salud que disponen de una consulta o clínica privada, no adscrita al sistema de salud público. En esta categoría se encuentran médicos, odontólogos, podólogos, fisioterapeutas, etc.

Las recetas médicas privadas pueden ser:

  • Receta en papel. Realizada en un soporte físico, con las mismas características que las recetas médicas públicas. Debe contener igualmente toda la información relativa al paciente, al tratamiento y al profesional de la salud que prescribe el documento, siendo imprescindible que aparezca en el papel su rúbrica.
  • Receta en soporte electrónico. Se trata de un nuevo método que empieza a permitir que las recetas se realicen a través de los sistemas electrónicos de los Consejos Generales de las Profesiones Prescriptoras, que facilita enormemente el trabajo de los especialistas.

Orden de dispensación

Existe una última opción en lo que se refiere a la obtención de medicamentos. Desde el año 2015, los profesionales enfermeros están capacitados para extender las llamas órdenes de dispensación, un documento con una validez similar a las recetas médicas que posibilitan que el paciente adquiera una determinada medicación.

Ahora que ya conoces los tipos de recetas médicas en la Seguridad Social, podrás hacer un mejor uso de estos documentos y facilitar la comunicación entre tu médico y el farmacéutico. ¿Tienes alguna duda sobre las recetas médicas? ¿Conocías los diferentes tipos de recetas?