En un mundo dominado por internet y las nuevas tecnologías cualquiera diría que las tarjetas de visita han pasado a mejor vida. Sin embargo, te sorprendería saber cuánta gente pide una cuando gente coge una cuando está en el mostrador de la clínica o directamente la pide.

Y es que las tarjetas de visita siguen siendo el método preferido por muchas personas para tener siempre a mano los datos de una empresa. Se trata por tanto de un elemento importante en tu imagen corporativa. ¿Cómo hacer una tarjeta de visita para tu clínica? Compartimos las claves de los expertos en diseño gráfico.

Claves para crear una tarjeta de visita para tu clínica

En la actualidad encontramos tarjetas de visita de todo tipo, algunas francamente originales. Sin embargo, existen unos estándares que conviene tener en cuenta.

Empecemos por la forma y el tamaño. La forma más habitual es la rectangular y las medidas estándar son 85 mm de largo por 55 de ancho. Estas son las medidas ideales para que la tarjeta quepa sin problemas en cualquier cartera.

El texto de la tarjeta debe ser legible, y eso implica elegir un tamaño de fuente adecuada y una tipografía limpia. Entre las más habituales están Arial y Helvética. El objetivo, repetimos, no es tener una letra “bonita” sino que se vea bien.

En cuanto al color, es importante que el texto contraste con el fondo. El verde, el azul y el rosa, los tres en tonos claros, son los colores más habituales ya que según la psicología del color se asocian con relajación y bienestar. Hay que evitar usar más de 2 o 3 colores en la tarjeta, para que no quede muy recargada.

No olvides que la tarjeta debe estar en consonancia con el resto de tu imagen corporativa. Por ejemplo, si en tu material publicitario siempre usas el rosa no sería adecuado que tu tarjeta de visita viniera en azul. Y el rosa ni apareciera.

¿Qué debe incluir una tarjeta de visita?

Los siguientes elementos son imprescindibles:

  • Logotipo de la clínica (si aún no tienes logotipo lee este post)
  • Nombre de la clínica
  • Datos de contacto
    • Teléfono
    • Correo electrónico
  • Página web

Elementos opcionales:

  • Nombre de la persona de contacto (recomendable para conseguir un aire más personalizado) y su cargo dentro de la clínica.
  • Redes sociales de la clínica.
  • Breve lista de servicios.

Hay que tener en cuenta que el tamaño de la tarjeta no permite meter demasiado texto y que éste debe resultar visible.

Como es lógico, si buscas un diseño profesional lo mejor es que contactes con un diseñador gráfico para que realice el trabajo (siempre siguiendo tus indicaciones).