Las tecnologías de la información y comunicación, conocidas popularmente como TICs, son el conjunto de herramientas que se utilizan para la transmisión, procesamiento y almacenamiento digitalizado de la información. Internet y la telefonía móvil son seguramente el mayor exponente de las TICs, una auténtica revolución tecnológica que se puede sentir en todas las áreas, incluyendo la sanitaria. En esta ocasión repasamos los principales beneficios de las TICs en salud.

Beneficios de las TICs en el sector salud

Digitalización de los registros de salud

El paso del papel a los registros informáticos supuso un gran avance en la gestión de una información tan sensible como el historial médico. Ingresar datos en un sistema informático consume mucho menos tiempo que los métodos basados ​​en papel. También reduce el riesgo de errores en los datos del paciente. Además, el acceso a los registros de salud digitalizados es  instantáneo y puede hacerse a través de dispositivos portátiles, aumentando la eficiencia y la productividad.

La digitalización de los registros de salud también supone un importante ahorro. De acuerdo con un estudio de la Universidad de Michigan, el cambio de los registros médicos en papel a los electrónicos reduce el coste de la atención ambulatoria en un 3%.

Big Data

El Big Data consiste en la gestión y análisis de enormes volúmenes de datos con el objetivo de extraer información útil. Es, por tanto, un terreno abonado para el sector salud ya que durante la atención médica se recolectan una gran cantidad de datos. Con la información extraída del análisis de estos datos pueden conseguir cosas tan interesantes como:

  • Reducir los costes de atención médica
  • Predecir epidemias
  • Evitar muertes prevenibles
  • Mejorar la calidad de vida
  • Reducir el tiempo de espera para la atención médica
  • Mejorar la eficiencia y la calidad de la atención
  • Desarrollar nuevos medicamentos y tratamientos

Telemedicina

Los términos “telemedicina” y “telesalud” se pueden usar para referirse a consultas médicas a través de videoconferencia, o la transmisión de datos de atención médica como electrocardiogramas (ECG). La telemedicina se puede usar en muchos campos, como el cuidado de la salud cardiovascular o la atención domiciliaria a pacientes crónicos.

La tecnología de telemonitorización puede monitorear signos y síntomas vitales de forma remota. Incluso hay planes para desarrollar tecnología de ultrasonido remoto. Todo eso dignifica Tiempos de espera más cortos para los pacientes y mejorar de la cobertura sanitaria para las zonas rurales.

No podemos negar que hay muchas ventajas de la tecnología en el cuidado de la salud, pero como con todos los avances tecnológicos, hay algunos problemas por resolver. Sin embargo, el impacto de la tecnología en el cuidado de la salud es en general positivo, con beneficios que superan con creces las desventajas.