Apr 10, 2018 12:00:00 AM

Qué son las cookies y cómo funcionan las cookies de Internet

Si tienes una web corporativa es posible que ya te hayan informado sobre la importancia de tener un aviso de cookies en el sitio. Se trata de un requisito legal que todos debemos cumplir pero que muchos ignoran, y ni siquiera tienen claro qué son las cookies. Para aclarar las cosas en este post te ofrecemos todas las claves sobre las cookies, incluyendo su definición y cómo funcionan.

Qué son las cookies: Definición

La definición más adecuada de cookie es la siguiente:

Una cookie es un fragmento de texto que un servidor web puede almacenar en el disco duro de un usuario. Las cookies permiten que un sitio web almacene información en la máquina de un usuario y luego la recupere. Las piezas de información se almacenan como pares nombre-valor.

Si usas Chrome, puedes ver las cookies que se almacenan en tu ordenador visitando esta página: chrome://settings/siteData . Como verás, un solo sitio puede almacenar muchos pares de nombre-valor si lo desea.

Las cookies no son programas, solo datos con un nombre, por lo que no pueden hacer nada “malo” al dispositivo. Además, un sitio web solo puede acceder a las cookies que haya dejado él, no a las de otras webs.

Cómo funcionan las cookies de Internet

Cuando visitas por primera vez una web ésta almacena una cookie en tu disco duro. Cuando vuelves a visitar esa web el navegador buscará en tu disco duro la cookies de ese sitio y enviará al servidor todos los pares nombre-valor. De esa forma recupera la información de la cookie.

Si la web no recibe ningún par de nombres-valor, sabrá que es la primera vez que la visitas y creará una cookie.

¿Qué se pueden hacer con cookies?

Las cookies están pensadas para ofrecer una experiencia más personalizada a los internautas. Los grandes ecommerces usan cookies para guardar las preferencias de los usuarios y mostrarles productos relacionados con sus gustos cuando vuelvan a entrar. Por ejemplo, si entras en Amazon para buscar portátiles en tu próxima visita pueden aparecerte varias ofertas destacadas de portátiles. El problema es que un mismo ordenador puede ser usado por varias personas, pero eso se arregla haciendo que cada persona tenga su propia cuenta en Amazon, separando así sus preferencias en cookies separadas.

Muchos sitios webs usan cookies donde se almacena información del sitio para que la página se cargue mucho más rápida a los usuarios recurrentes. Las redes sociales usan las cookies para mostrarles a los usuarios contenidos que puedan interesarle… Y así un largo etcétera.

Para el propietario de una web la normativa es sencillo. Solo necesitas un aviso de cookies y un texto legal  para quienes quieran saber más. Para el aviso solo tienes que integrar un pequeño código en la web o instalar un plugin (si usas WordPress) y en cuanto al texto legal existen varios modelos en Internet que puedes adaptar.