Digitalizar historiales puede ser un proceso complejo, sin embargo, disponer de toda la información médica de tus pacientes en formato digital siempre es beneficioso y facilita el trabajo a los profesionales médicos de tu centro.
El proceso de digitalización no tiene por qué ser complicado, de hecho, en pocas horas podemos digitalizar miles de historiales, consiguiendo que todo su contenido quede convenientemente almacenado en la nube.

Por qué es conveniente digitalizar historiales médicos

La razón más importante para digitalizar historiales es la seguridad de los datos que contienen. El formato físico, es decir, el papel, puede ser manipulado, sustraído, etc., comprometiendo la privacidad de los pacientes, sin embargo, la nube permite que cualquier información que llegue a un fichero digital sea protegida, permitiendo el acceso únicamente a personas que disponen de autorización.
Además de motivos de seguridad, también existen motivos funcionales de cara al profesional. Consultar un historial en formato físico puede ser complejo, además, esta información solo puede ser consultada por una persona, mientras que los historiales en la nube pueden ser consultados por más de una persona al mismo tiempo y desde diferentes dispositivos, sin necesidad siquiera de encontrarse en la propia clínica.

El trabajo de migración de ficheros médicos

En contra de lo que se pueda pensar, migrar archivos médicos no es complicado, al contrario, puede hacerse en pocas horas, incluso si son miles las fichas de pacientes que queremos digitalizar.
Simplemente utilizando un escáner podemos conseguir que cada una de las páginas de un fichero médico disponga de un equivalente digital, automáticamente, esta información llega al software de gestión médica de Clinic Cloud, donde queda almacenado en la nube.
Desde el primer momento esta información queda protegida, permitiendo el acceso a su contenido exclusivamente a personas autorizadas.

Qué debo hacer con los archivos físicos

El historial médico de un paciente se debe almacenar cinco años como mínimo, desde la fecha en la que se concedió el último alta asistencial, sin embargo, pasado este tiempo debemos seguir custodiando estos archivos, aunque de forma diferenciada.
Lo que dice la Ley es que pasados esos 5 años podemos bloquear esta información, por ejemplo, almacenándola en un lugar diferente al que utilizamos para archivar los historiales de los pacientes habituales.
La recomendación general es que la clínica siga custodiando el formato físico, incluso cuando sus archivos han sido completamente digitalizados, de esta forma evitamos fallos de seguridad, por ejemplo, durante el proceso de destrucción de archivos.