Los servicios en la nube son servicios que se utilizan a través de Internet. Es decir, no están físicamente instalados en tu ordenador. Se trata de un nuevo paradigma que surgió con el advenimiento de la World Wide Web.

Antes de que apareciera la nube, todos los programas informáticos se instalaban en el ordenador. Los servicios en la nube son programas que se alojan en un servidor accesibles desde cualquier dispositivo conectado a Internet.

Las ventajas de este tipo de servicios son evidentes, ya que su uso no está restringido a un solo equipo informático y la seguridad, capacidad de almacenamiento y recursos de la nube son mayores que los de un ordenador.

Tipos de servicios en la nube

Podemos agrupar los servicios de la nube en varias categorías:

  • Software as a Service (SaaS)

El más utilizado. El software está alojado en servidores de los proveedores y el cliente accede a ellos a través del navegador web. Todo lo relacionado con mantenimiento, soporte y disponibilidad es manejado por el proveedor.

  • Platform as a Service (PaaS)

En este tipo de servicios en la nube el proveedor ofrece acceso a un entorno basado en cloud en el cual los usuarios pueden crear y distribuir sus propias aplicaciones. El proveedor proporciona la infraestructura subyacente.

  • Infrastructure as a Service (IaaS)

Un proveedor de servicios proporciona el software y las aplicaciones a través de Internet. Los usuarios se suscriben al software y acceden a él a través de la web o las APIs del proveedor.

Un usuario estándar normalmente utilizará solo SAAS.

Ejemplos de servicios en la nube

En la actualidad todos usamos servicios en la nube, ya sea buscando algo en Google o leyendo nuestro correo de Gmail.

Clinic Cloud es un buen ejemplo de servicio en la nube. Se trata de un programa de gestión online de clínicas que incluye el almacenamiento de historial médico en la nube. Se puede utilizar desde un ordenador, Tablet o Smartphone, siendo el único requisito tener conexión a Internet.

El almacenamiento en la nube cuenta con dos grandes ventajas: espacio y accesibilidad. El espacio disponible en la nube es prácticamente ilimitado (aunque hay que pagar por él) y por otro lado los documentos guardados pueden verse desde cualquier dispositivo.

La seguridad es una de las preocupaciones de los usuarios que utilizan este tipo de servicios. Sin embargo, almacenar tus documentos en la nube no es menos seguro que hacerlo en tu ordenador. Más bien al contrario, dado que los servidores cuentan con las medidas de protección más avanzadas.