Dec 11, 2015 12:00:00 AM

Wearables en salud: ¿nuestros mejores aliados?

La llegada de los smartwatchs o relojes inteligentes ha abierto la veda a los wearables. Los wearables son gadgets electrónicos que pueden ser llevados, ya sea como un accesorio (como los smartwatches) o como parte del material utilizado en la ropa. A medida que estos dispositivos se hacen más habituales en nuestro día a día quedan patentes los prometedores usos de wearables en salud.

Los usos de wearables en salud

Los consumidores están incorporando dispositivos de salud digital en sus rutinas diarias y estilo de vida. Compañías de dispositivos se han asociado con los principales diseñadores de moda para crear wearables con una gran aceptación.

Los wearables ofrecen la posibilidad de recoger una amplia gama de datos relativos a nuestra salud. Los niveles de actividad, las mediciones del sueño y los valores de frecuencia cardíaca   son información frecuente almacenada por los smartwatchs o las pulseras inteligentes.

Pero todo indica que en los próximos años se van a poder recopilar todavía más datos biométricos. a recopilar datos aún más biométricos. Por ejemplo, estamos viendo avances  en la capacidad de utilizar sensores no invasivos que pueden detectar:

  • la respuesta galvánica de la piel, que es útil para medir la respuesta al estrés;
  • los niveles de glucosa en la sangre, lo que podría reducir significativamente el costo y la carga de la gestión de la diabetes;
  • y el pulso de tiempo de tránsito (PTT), que puede ser usado para monitorear la presión sanguínea en tiempo real.

Es sólo cuestión de tiempo antes de que los sensores con estas funciones y más están disponibles en un wearable de bajo costo. ¿Te imaginas que todos esos datos fuesen directamente a parar a tu hospital para que el médico pudiese consultarlos en cualquier momento? ¿O qué el reloj  de un diabético emitiese una alerta médica cuando su azúcar en sangre sube por encima de los niveles adecuados? Ese parece ser el futuro.

Los wearables de consumo podrían predecir cuándo hay un aumento del riesgo de un evento negativo de salud que e indicar que se necesita una intervención para ayudar al paciente a evitar un episodio potencialmente mortal. Las aplicaciones clínicas de los dispositivos portátiles están todavía en desarrollo, pero el mercado está madurando rápidamente

Los wearables en salud no almacenan los datos solo en el propio dispositivo, si no que  normalmente tienen detrás un software en la nube, de modo que toda la información recogida se puede consultar a través de internet.