En una clínica de odontología existen todo tipo de instrumentos especializados, que permiten llevar a cabo diferentes tratamientos odontológicos con precisión. Los utensilios de dentista han avanzado mucho en las últimas décadas, en la actualidad ya existen incluso procesos que se llevan a cabo mediante láser, evitando el contacto directo, que sí generan las herramientas de dentista habituales.   

Podemos distinguir los utensilios de dentista en tres grupos básicos: instrumental de mano, instrumental rotatorio e instrumental de maniobra, a continuación vamos a analizar cada grupo y las herramientas dentales que integran el material odontológico de uso habitual. 

Tipos de instrumental odontológico

Los utensilios de dentista se agrupan habitualmente en tres tipos, dependiendo de su función y su uso:

  • Instrumental de mano: Es aquel que se acciona directamente con la mano del profesional odontológico. Espejo, tijeras o jeringa son algunos de los más habituales. 
  • Instrumental rotatorio: Estos utensilios se adosan a mangueras y realizan movimientos rotatorios de velocidad variable. 
  • Instrumental de maniobra: Facilitan la manipulación de la boca del paciente para llevar a cabo el tratamiento. 

Los 12 utensilios de dentista básicos

Existe instrumental que se utiliza exclusivamente en tratamientos muy particulares, y por tanto, no todas las clínicas cuentan con los mismos utensilios, sin embargo, los siguientes son los instrumentos de dentista con nombre más comunes, utilizados para llevar a cabo la mayoría de tratamientos odontológicos.   

Espejo

El espejo de exploración para odontología permite analizar las condiciones de la cavidad bucal, pudiendo acceder visualmente a todos los ángulos de la boca. Mediante este espejo llevamos a cabo la exploración inicial y comprobamos los resultados de los tratamientos. 

Alicates

Un dentista debe contar con diferentes alicates orientados a las labores de ortodoncia. Los alicates permiten cortar y doblar todo tipo de materiales, por eso se trata de una de las herramientas dentales básicas.

Abrebocas

Este instrumento de maniobra se ubica en los extremos superior e inferior de la boca, para retraer los labios y las mejillas y dejar espacio suficiente de maniobra. 

Sonda

Un odontólogo dispone de dos sondas diferentes, la sonda de exploración básica, que se utiliza para acciones habituales como la detección de caries, y la sonda periodontal, con la que evaluamos las encías.

Turbina

Se trata de un instrumento rotatorio que alcanza una elevada velocidad. A través del aire comprimido es capaz de eliminar tejidos duros, e incorpora orificios para irrigar y limpiar ciertas zonas.  

Tijeras

Al igual que en el caso de los alicates, habitualmente utilizamos varios tipos de tijeras que sirven para cortar tejidos, suturas, coronas, etc. 

Succionadores

El equipo de succión suele ser operado por un auxiliar, y está destinado a absorber los restos de saliva, sangre o el escombro dental que genera un tratamiento. 

Pinza

La pinza odontológica permite separar, suturar, sujetar, etc. Existen diferentes tipos de pinzas en función de su tamaño y su forma. 

Bisturí

Se compone de un mango metálico y una cabeza cortante que suele ser desechable, y por tanto de un solo uso. Para trabajos especiales se pueden usar bisturís especiales, capaces de hacer incisiones con las dimensiones de los implantes. 

Fórceps

Los fórceps son un instrumento quirúrgico muy común en muchos campos de la sanidad, en el caso de los fórceps odontológicos, son un instrumento semejante a una tenaza, adecuado para extracciones quirúrgicas. 

Micromotor

Es un instrumento rotatorio de baja intensidad, que permite realizar retoques muy concretos en zonas específicas. 

Jeringa

Existen jeringas odontológicas con y sin aguja, en función de si se utilizan para suministrar anestesia, para aspirar o para irrigar.

La aplicación del láser en odontología

Los utensilios anteriores suponen el instrumental básico para un profesional, sin embargo, existen otras soluciones que en la actualidad, comienzan a estar presentes en muchas clínicas. 

Los tratamientos con láser permiten llevar a cabo tratamientos terapéuticos sin necesidad de generar un contacto que, en algunas ocasiones, puede resultar molesto. El láser de baja frecuencia ya se utiliza eficazmente en diversos procedimientos odontológicos, como los siguientes:

  • La aplicación de láser genera un efecto analgésico y antiinflamatorio, adecuado para tratamientos quirúrgicos.  
  • El láser también reduce la hipersensibilidad dental.
  • La luz láser permite llevar a cabo un diagnóstico temprano de las caries.
  • El láser favorece la cicatrización de señales tras una intervención bucodental. 
  • Permiten incidir en tejidos blancos de la boca, causando un malestar mínimo en el paciente. 

 

Entre las herramientas dentales, el láser comienza a ser una parte básica del instrumental odontológico. La posibilidad de reducir la fricción y la mínima intrusión del láser en las zonas anexas al tratamiento consiguen, en muchos casos, mejorar los resultados del instrumental tradicional.

Clinic Cloud, software para clínicas odontológicas

En Clinic Cloud hemos desarrollado un software para dentistas con todas las tareas que necesitas para gestionar tu clínica dental. Con Clinic Cloud dispones de odontogramas, historiales médicos, agendas y otras tareas que te permiten controlar los pagos de tus pacientes, en un entorno completamente digital y seguro.